(Loading...)

lunes, 18 de noviembre de 2013

martes, 12 de noviembre de 2013

Galaxy Note 2, notando el cambio

Aunque aún estoy debatiéndome si continuar o no con estas emisiones hoy ocurrió un suceso que merece la pena ser relatado y descrito en canciones y leyendas eternas: ¡Al fin licencié mi horrendo y maltrecho Galaxy Compaq por un flamante Galaxy Note 2 seminuevo de 32GB!
 
Había estado esperando desde hace meses, cual buitre leonado, la salida del nuevo Note 3 para que el modelo previo bajase de precio. Hoy, al fin, he consumado mi plan maestro en una cafetería de Gangnam, con un “dealer” muy dicharachero que pretendía simular que hablaba español.
 
Un cambio que ni las clínicas estéticas coreanas
 

sábado, 2 de noviembre de 2013

200 invasiones para todos


Entrada para celebrar los 200 documentos para la tropa, y de paso conmemorar la semana de mi adorado Halloween, estrenando otra cabecera especial de esas en las que me gusta perder el tiempo.

Como detalle especial me gustaría dejar un video promocional. Lo preparé hace un tiempo, en la escuela de video de Oporto, para un supuesto blog sobre cine de terror y serie B que estaba pensando, pero que nunca se materializó. 

Esperemos que el reciclado no le haya sentado demasiado mal.


viernes, 1 de noviembre de 2013

Entrañas de cartón

El monstruo de papel troquelable, recortable y pegable desea de arrancado corazón que hayáis tenido una gran noche de los difuntos, y que nadie fuera lo suficientemente cabrón como para daros chocolatinas con pasas.


Damas con talento en Kihung

Hoy fui a la “Kihung Middle School” por mi voluntariado, escuela que me dio la bienvenida, quizás de manera muy literal. 

Al tener diferencias con la coordinadora no estaba muy animado acudir, pero estaba comprometido... Y en el fondo acudir con los alumnos siempre te deja una mañana perfecta. Bueno, no.

¡Bienvenida César, te quiero!

Algún poderoso y pérfido hechicero me dejó inconsciente en la cama con algún encantamiento de sueño, por lo que me levanté tarde para coger el metro, aunque no llegó la sangre al río.

Como la escuela estaba donde Bin Laden el taxi me sabló unos 40.000 wones, frentes a los 1.500 que me hubiera costado el “plan A”. Llegué a tiempo por el canto de un penique estelar, los atascos de Gangnam no ayudaron mucho.

Finalmente llegué a tiempo para el zumo con el director